Hay muchos motivos por los que puede venir bien contar con recetas que se pueden dejar preparadas con antelación. Porque tenemos que comer de tupper, porque tenemos una comida especial y queremos adelantar el trabajo de cocina, porque nos vamos de picnic, porque queremos poner en práctica lo que los modernos llaman «batch cooking», que no es otra cosa que el «cocinar para la semana» de nuestras abuelas…

Y lo cierto es que algunas comidas aguantan mejor que otras, cunden más o menos… Además, hay algunos trucos prácticos que nos pueden ayudar con algunos platos más especiales, como dejar preparado casi todo el plato, pero añadir el toque final al momento.

Los pasteles de pescado son una fórmula muy socorrida para preparar con antelación, sobre todo cuando tenemos una comida o cena especial. Por eso se ven tanto en fechas como la Navidad… Pero en realidad, cualquier momento es bueno. Imagina volver de la piscina o la playa y sacar de la nevera un pastel de pescado frío… ¡Delicioso!

Recetas de pastel de pescado

Otra receta habitual que podemos preparar con antelación son las quiches. Esta tarta salada típica de la cocina francesa cuenta con muchísimos adeptos, gracias a su versatilidad y lo que cunde. Si no somos muchos en casa, siempre suele sobrar algo para los días siguientes y nos puede solucionar una comida o una cena. Además, aunque en teoría es un plato caliente, también queda muy bien en frío, así que es perfecta para llevar a un picnic.
Quiches con conservas de pescado

Quiche de espinacas y ventresca de bonito

Lo mismo sucede con las empanadas, que una vez que nos tomamos el trabajo de prepararlas (que además en realidad tampoco es tanto) son muy agradecidas y cunden un montón.

6 empanadas con conservas de pescado

Y quien tiene un hummus o unos patés vegetales en el frigorífico tiene un tesoro. Para almorzar, para merendar, o para una cena rápida añadiendo conservas de pescado, son el comodín ideal.

Tosta de hummus con sardinillas

Tostas de patés vegetales y conservas de pescado

Otra opción muy práctica es preparar esta pasta para sandwich de atún y maíz batiendo tres sencillos ingredientes. Solo tendremos que sacarla de la nevera y untar en buen pan.

Pasta para sándwich de atún y maíz

Pero no todo son platos fríos y patés. Si comemos en casa o siempre que tengamos microondas en el trabajo, podemos calentar casi cualquier plato como una lasaña de atún, un marmitako de cogote o unos fusilli con salsa de tomate.

Lasaña de atún

Marmitako de cogote de bonito del norte en conserva

Pasta fusilli con atún y albahaca

Por último, más allá de platos completos, también puede ser de gran ayuda dejar preparados algunos ingredientes. Por ejemplo, si tras preparar una de las empanadas que mencionamos más arriba (o tras asar un pollo, preparar una pizza…) aprovechamos que el horno está caliente para asar unos pimientos y guardarlos en el frigorífico, nos vendrán genial para preparar una ensalada o un bocata con bonito en un abrir y cerrar de latas.

¡Comparte este post!