La ensaladilla es uno de esos platos que siempre triunfa, especialmente ahora, en verano. Además, como cada maestrillo tiene su librillo, partiendo de una receta tradicional, se nos abre un amplio abanico de posibilidades gastronómicas. Como muestra, os traemos una selección de recetas diferentes, para preparar ensaladillas deliciosamente originales.

Porque además de poder utilizar distintos ingredientes (hay quien le echa atún claro y quien le echa bonito del norte; quien le añade anchoas del Cantábrico y quien no; con o sin zanahorias, guisantes, tiras de pimiento…), también podemos presentarla en múltiples formatos.

Por ejemplo, podemos servirla sobre rebanadas de pan, con picos de pan… O de una forma tan original como la de Eli: sobre unos crujientes totopos.

Pintxos de nachos con ensaladilla

Totopos (nachos) de maíz con ensaladilla, receta de Eli

O como relleno de unos pimientos asados…  Un refrescante primer plato ideal para días veraniegos. La ensaladilla, receta de Carmen, lleva tomate, huevo duro, aceitunas aloreñas de Málaga y por supuesto, el toque marinero del atún claro. Todo ello, en bien macerado con el aliño y presentado en unas barquitas de pimiento asado al dente.

Pimientos rellenos de ensaladilla

Pimientos asados rellenos de ensaladilla, receta de Carmen

Y ya que estamos hablando de «barquitas», os proponemos las endivias rellenas de ensaladilla crujiente de Iratxe. Al igual que las ensaladillas clásicas, lleva mahonesa, huevo duro, atún… Pero tiene unos cuantos toques diferentes, como los cubitos de pepino y zanahoria «en crudo» para dar un toque crujiente.

Endivias rellenas de ensaladilla crujiente

Endivias rellenas de ensaladilla crujiente, de Iratxe

Pintxos con ensaladilla

Por supuesto, también podemos preparar unos pintxos…

El clásico pintxo de ensaladilla gusta a todo el mundo, pero si además le añadimos unos filetes de anchoa del Cantábrico, se convierte en un bocado sobresaliente. Pero ¿qué os parece si vamos a por la Matrícula de Honor? Os proponemos preparar estos espectaculares pintxos de Rosalía, con varios toques especiales, entre los que destacan las crujientes puntillas de huevo.

Pintxo de Ensaladilla de anchoa con puntilla de huevo frito

Pintxo de ensaladilla de anchoa con puntilla de huevo frito, de Rosalía

Y para los más «juguetones» os proponemos el trampantojo de Maite. Una ensaladilla disfrazada de helado, un delicioso engaño para los sentidos, un truco para el paladar, en fin… un plato para echar buenas risas mirando las expresiones de todo aquel que se lo lleve a la boca. Y además riquísimo.

Cucurucho con ensaladilla Serrats

Ensaladilla Serrats con coco, remolacha y queso cremoso, de Maite

Mayonesas diferentes…

Tras los pintxos, volvemos a los platos de ensaladilla con dos deliciosas propuestas. Porque un pequeño toque especial puede dar lugar a un plato totalmente diferente.

Por ejemplo, esta ensaladilla con salsa romescu de Marta. Dicen que comemos con los ojos y, desde luego, es bien cierto que una buena presentación suma muchos puntos a cualquier plato. Pero el verdadero placer gastronómico llega cuando lo combinamos todo, sabores, colores, texturas, aromas… Marta lo hace con maestría, añadiendo un interesante toque personal a un clásico como la ensaladilla.

Ensaladilla con salsa romescu

Ensaladilla con salsa romescu, de Marta

Por último, os proponemos una ensaladilla digna todo un chef de alto nivel por las técnicas que utiliza. No en vano el blog de su autora, suena a restaurante francés. Además de su original presentación en frasco, os cautivará la suave textura de la mousse de mayonesa.

Ensaladilla rusa en frasco

Ensaladilla rusa con mousse de mayonesa casera, de Chez Silvia

 

Como ves, si este verano quieres ir más allá de la ensaladilla clásica (que también está deliciosa) y probar alguna receta diferente, tienes varias opciones. ¿Cuál es tu favorita?

¡Comparte este post!