¡Hoy celebramos el Día Mundial del Huevo! Una celebración que se estableció en 1996 en Viena, para honrar la relevancia de este alimento en nuestra dieta, así como las ventajas y beneficios que nos aporta.

No es que el 8 de octubre sea el Día del Huevo, sino que se celebra el segundo viernes de octubre, así que es uno de esos días que cambia de fecha cada año. En cualquier caso, está claro que merece un día en el calendario, porque pocos alimentos hay tan versátiles en la cocina, económicos y tan interesantes nutricionalmente hablando como el huevo.

Propiedades nutricionales del huevo

El huevo destaca por su aporte en proteínas de alto valor biológico (nos aporta todos los aminoácidos esenciales, que se encuentran fundamentalmente en la albúmina presente en la clara), grasas como la lecitina y colesterol (en la yema fundamentalmente), vitaminas como la A, B, E y la vitamina D (en la yema) y minerales como el hierro y el azufre.

Curiosidades y consejos sobre el huevo

  • El color de la cáscara no influye en sus características nutricionales.
  • No se debe tomar nunca los huevos crudos por el riesgo de intoxicación alimentaria por salmonella y porque no se absorben sus nutriente de forma adecuada,
  • ¿Qué pasa con el huevo y el colesterol?

    A día de hoy, y a pesar de diferentes estudios que existen, los expertos nos dicen que se puede llegar a comer un huevo al día sin repercuta de forma negativa en el incremento del colesterol y su relación con el aumento de enfermedades cardiovasculares, debido al aporte de ácidos grasos saturados de cadena corta (no perjudiciales o no tanto). Esto no significa que necesariamente tengamos que comer un huevo diario, sino que se puede.

    Para tener en un rango adecuado el colesterol (recordad que este es fundamental para el correcto funcionamiento de todas nuestras células, necesario para la producción de determinadas hormonas, entre ellas las sexuales, y vitamina D entre otras) se deben mantener unas correctas pautas alimenticias, practicar actividad física de forma regular, tener bajo control el estrés, etc. Asimismo, dentro de unas pautas, debemos evitar o reducir al mínimo el consumo de huevos fritos.
  • Es recomendable guardar los huevos en las baldas de la nevera, y no en la huevera de la puerta, ya que sufren cambios de temperatura constante al abrir y cerrar.
  • No debemos lavarlos nunca y si están rotos se deben desechar (por el peligro de contaminación alimentaria).

Cómo interpretar el código del huevo

Los huevos suelen tener impreso un código que nos aporta varios datos:

  • El primer número nos informa de cómo ha sido criada esa gallina. Así:
    • 3: gallinas criadas en jaula. Poco espacio de movimiento para la gallina.
    • 2: gallinas criadas en suelo sin salida al exterior.
    • 1: gallinas camperas. En este caso, las gallinas sí tienen acceso al exterior.
    • 0: gallinas camperas alimentadas con pienso ecológico.

      En este caso no hay diferencias nutricionales en el huevo según la forma de crianza, pero sí hay un respeto tanto con el animal como con la forma de producir su alimentación, con lo que sería aconsejable que tomáramos huevos con el número 1 o 0.
  • Dos Letras: indican país de origen.
  • El resto de números: indican la provincia, municipio y granja de donde provienen los huevos.

Económico, rico, versátil en la cocina, sano y saludable, ese es él. ¡Feliz Día del Huevo!


Dra. Arantza López-Ocaña

¡Comparte este post!